¿Cómo afecta la sobreestimulación a tus hijos? ¿Cómo lo afronta una niñera responsable?

 En Consejos

La mayoría de los padres sobreestimulan a sus hijos sin ser conscientes de ello, creyendo que mejorarán su capacidad para aprender y adaptarse a los cambios que lleguen en el futuro. Sin embargo, está demostrado que eso conlleva a consecuencias adversas en su aprendizaje.

¿Qué es la sobreestimulación a los niños?

Se dice que existe sobreestimulación cuando el pequeño está constantemente realizando distintos tipos de tareas o actividades con las que se cree que se pueden crear conexiones sinápticas con las neuronas.

Es cierto que el cerebro de un niño está constantemente en aprendizaje y ofrece una gran cantidad de posibilidades, y aunque estimularlo es bueno, es necesario marcarse unos límites para que el pequeño continúe desarrollándose y creando conexiones naturales.

Que se mantenga una estimulación y un desarrollo natural es la mejor opción, ya que cada cerebro funciona de una forma distinta, adaptándose a las capacidades del niño y a los pasos que es capaz de dar.

¿Por qué es importante no sobreestimularlos?

Entre las responsabilidades de los padres, profesores, tutores, niñeras, etc. se encuentra la responsabilidad de que no exista esta sobreestimulación, haciendo de mediadores entre los niños y el mundo exterior.

Algo tan simple como el acceso a las nuevas tecnologías y los típicos juguetes de plástico pueden llegar a ser abrumadores si se quiere mantener una correcta educación en los más pequeños.

Es cierto que cuando son tan pequeños, te gusta verlos sonreír, felices, jugar con toda clase de juguetes y que no le falte de nada, pero la realidad es que no debería de recibir más juguetes de con los que es capaz de jugar.

Al final, siempre acaba jugando con los mismos juguetes, dejando el resto guardados para no volver a utilizarse en el futuro y haciendo que las habitaciones se conviertan en un almacén de trastos inservibles.

En resumen, los padres y las niñeras en Sevilla responsables que se dedican al cuidado de los más pequeños no deberían invertir una gran cantidad de dinero en juguetes muy complicados, está bien que piensen un poco, pero ten en cuenta que está en su primera etapa de la vida, necesita ir desarrollándose con el tiempo.

Cómo evitar sobreestimular a los niños

Para evitar que se realice una sobreestimulación, es importante seguir los siguientes pasos:

1) Valor del entorno

Gracias a la posibilidad de exploración, el niño comenzará poco a poco a hacerse responsable de todas las experiencias que va acumulando, haciendo que su proceso de aprendizaje se enriquezca.

2) Límite de horas

Los cuidadores son los principales responsables de la cantidad de horas que dedica el pequeño a las nuevas tecnologías. Según diferentes datos de expertos, es importante que empiecen a conocerla a partir de los dos años de edad.

3) Especialistas

No es nada malo acudir a las distintas charlas que realicen especialistas en tu zona para conocer cómo afectan los pequeños detalles al desarrollo de los más pequeños. También existen libros que hablan sobre ello.

4) Naturaleza

Cuanto más salga, más podrá observar, escuchar y tocar todo lo que le rodea. La naturaleza despierta la curiosidad entre los más pequeños y es beneficiosa para su desarrollo.

 

 

Publicaciones recientes

Comentarios

avatar
  Suscribirse  
Notificarme de