El móvil no es un juguete

 En Sin categoría

Actualmente nos encontramos en una era de gran avance tecnológico y es cierto que ha mejorado muchísimo nuestra calidad de vida aunque, cabe destacar que es de gran preocupación el acceso de los niños a éste ya que parece no tener freno.

 Un estudio de la empresa Imaginarium afirma que tan sólo un 20% de los padres nunca deja que los niños jueguen con el teléfono móvil  frente a un 53,7% de los padres que si lo utiliza en situaciones cotidianas como en los viajes en coche o a la hora de la comida. También tenemos los datos de aquellos padres a los que les es indiferente si sus hijos hacen o no uso de las tecnologías,  pero ¿hacemos bien dejando a nuestros hijos los móviles como juguetes?

En la realidad, un 84,9% de los padres tienen la preocupación sobre las tecnologías en sus hijos menores de 15 años.

Adicción a las tecnologías

Este estudio ha demostrado que el 24% de los niños entre 7 y 12 años, y el 29% con más de 12 años, eligen las pantallas de tablets y móviles como su opción de juego preferida.

Cada vez que los niños utilizan éstos dispositivos, se separan del entorno que les rodea,  de sus amigos y de sus familiares…  y no podemos negar que hoy en día existe una importante dependencia a los dispositivos tecnológicos de la cual nuestros hijos no son tan indiferentes.

Éstas tecnologías suelen utilizarlas para:

  • juegos, de muy difícil control de contenidos, temáticas o incluso tiempos de acceso.
  • Música, libre, sin posibilidad de filtro o adecuación por edad.
  • Vídeo, donde con un click pueden acceder a cualquier información, incluso pornográfica.
  • Redes sociales, donde sin medida pueden incluso incluir información sensible de la familia, como la dirección o incluso hábitos diarios.
  • Hacerse fotos, que se distribuyen y son muy difíciles de eliminar o rastrear.

¿Os habéis parado a pensar que muchos niños, a día de hoy, aprenden a manejar un teléfono móvil antes de hablar o andar y hasta nos enorgullecemos de eso? Tenemos que pararnos a pensar cuanto se están perdiendo por el camino.

Pistas que nos avisan del problema

chicos con móviles

Debemos estar atentos si vemos ciertos cambios en nuestros hijos, por ejemplo:

  • Cuando el uso del móvil/tablet pasa a ser el centro prioritario para el niño y todo lo demás pasa a segundo término, incluso actividades que antes eran placenteras como salir con los amigos
  • Si se confirma un aislamiento del resto de la familia. Se pasa horas encerrado en su habitación y le cuesta respetar incluso los horarios de comida o sueño
  • Se vuelve huraño e irascible. Discute fácilmente y no atiende a razones
  • Si utiliza la mentira para justificar o tapar algunas de sus conductas. En casos extremos puede haber conductas de hurto para conseguir dinero en el caso que lo necesite para seguir con su adicción. No reconoce que tenga un problema. No quiere hablar de ello

Influencia de los móviles en el comportamiento del niño

Los niños imitan todo lo que ven y eso les lleva a querer jugar a las mismas App’s que los adultos. Con esto lo que conseguimos es que se vuelvan  agresivos por culpa del mal uso y que, al darnos cuenta, se lo queramos quitar.  

Además, el uso prolongado de aparatos tecnológicos llega a crear trastornos del sueño al niño, por lo que también estará más irascible provocándole daños tanto a su salud como a su rendimiento. 

Se conoce que cuando los niños se acostumbran a los gráficos y a los juegos prefabricados dejan de utilizar su propia imaginación y se ve afectada su capacidad para los juegos “de calle” de toda la vida.

 ¿Hay algo que sea más necesario para los niños que tener imaginación?
 La imaginación es la que les brinda  la pureza, la bondad, la ternura y la capacidad de pensar por sí mismos.

Influencia sobre la sociedad

No sólo es un problema para el crecimiento de nuestros hijos,  sino también para la sociedad, ya que cuando están enganchados a estas máquinas no están relacionándose con el resto de los niños y se encierran en su burbuja.

 ¿Cómo aprende un niño a perdonar y a resolver conflictos sino tienen que enfrentarse a ellos? Una pelea por elegir un juego, un golpe dado sin querer  a otro, una discusión con un  “pues ya nunca más vas a ser mi amigo” y que acaba en un segundo con “vamos a jugar, eres mi mejor amigo”.

Es de vital importancia que los niños se relacionen entre ellos. Es de la manera en la que todos hemos aprendido en nuestra infancia a elegir a nuestros amigos, a saber perdonar, etc.

Influencia sobre la Cultura

Si dejamos que los niños opten por los juegos fáciles, también afectará a nuestras tradiciones ya que todos esos juegos a los que jugábamos de niños (la rayuela, las canicas, la comba, el escondite, el pillar, las palmitas, etc) ya no pasarán de generación en generación.

Los nuevos medios de tecnologías, unen al mundo a través de sus redes, pero eliminan lo que es específico y retan la sobrevivencia de las culturas que son el corazón de todas las sociedades.

¿Cuántas horas hemos pasado unos con otros jugando en los parques o en las calles; y cuántos juegos de éstos que practicábamos cada día de niños, practican a día de hoy nuestros pequeños?

La solución es muy fácil

Para evitar este problema a nuestros hijos debemos mostrarles que los teléfonos son  una herramientas de trabajo y no juguetes. Debemos mostrar interés por sus juegos y, sobretodo,  jugar con ellos. 

En Ven a Casa nos preocupamos día a día de que vuestros hijos vayan creciendo a su debido tiempo y que descubran juegos y formas de divertirse acordes a la edad que tienen, no a lo común en la sociedad.

Nuestras cuidadoras están especialmente preparadas para ello con estudios, formaciones, prácticas… Además, somos de la generación de los juegos en la calle como jugar al fútbol, balón-mata, mancharnos de albero, montar en columpios, jugar al teje, etc..

Con nosotras en casa estaréis tranquilos sabiendo que vuestros hijos se lo van a pasar genial.

 

 

 

Publicaciones recientes

Comentarios

avatar
  Suscribirse  
Notificarme de