¿Cómo van las personas al cielo? ¡Socorro! ¿Cómo se lo explico?

 En Educación

Antes solía escribir mi propio blog, pero por falta de tiempo lo fui abandonando y ahora, mis artículos están cogiendo polvo. Desde Ven a Casa me dan la oportunidad para que vean el sol una vez más y así ayudar a los demás.

Contaré un cuento que soñé una noche después de estar todo un día pensando qué podía escribir al día siguiente en mi blog… y, mira por donde, lo tuve claro en mis sueños…

Al levantarme pensé: “¡Esto tengo que contarlo!”.

Así que, empecemos…

¿Cómo van las personas al cielo?

hablar con nuestros pequeños del paso por la vida

Ésta es una pregunta a la que tememos que nos hagan nuestros hijos porque son tan sensibles e inocentes que no sabes si meterás la pata o simplemente lo entenderán, aunque te sigan haciendo miles de preguntas minutos después. Y eso me pasó a mí…

Hola soy Lucas, tengo 36 años y hoy mi hijo me hizo esa pregunta tan difícil de contestar. Gracias a mi abuelo puedo contarle de una manera tierna y acertada para su edad como nuestros familiares y/o amigos se van al cielo.

Todo comenzó un día cuando Daniel llegó a casa tras finalizar el cole. Daniel llegó triste, y le pregunté qué le pasaba. No entendía por qué su abuela no estaba con él y se había ido al cielo, por eso le conté el cuento que me contaba mi abuelo cuando siendo niño le pregunté lo mismo.

Una historia para explicar un proceso

Cómo van al cielo

“Había una vez, un niño llamado Pedro que tenía 6 añitos. Un día estaba con su abuelo en la estación de tren porque iban a viajar a Barcelona de vacaciones. Mientras esperaban es cucharon una conversación entre dos personas que hablaban de un vecino que había
fallecido y Pedro se quedó pensando.

-Abuelito, ¿Por qué van las personas al cielo?

-Mi niña, la vida es como un viaje en tren -dijo Paco intentando pensar en lo siguiente ya que le cogió por sorpresa.

-¿Cómo que un viaje en tren? -preguntó Pedro extrañado.

-Sí, es como un viaje ya que muchas personas comienzan el viaje junto a ti, otros se suben en la mitad del camino… es decir, muchos se bajan antes de que llegues al final de tu viaje -le dice Paco a su nieto Pedro.

-Pero, ¿Por qué vamos al cielo? -le pregunta Pedro.

-Un día tu naces y te crías con tu familia… -Paco se quedó en silencio- Escúchame atentamente, hay dos ciudades importantes en la vida. La Ciudad de la Tierra y la Ciudad del Cielo.

En la Ciudad de la tierra es donde tú y todas las personas nacen, se hacen mayores, trabajan, viven y son felices, pero antes de dormir, tienes que mirar y pensar todo lo que has logrado hacer durante todo el día: lo que has hecho bien y lo que has hecho mal, tienes que pedir perdón y perdonar todos los días antes de dormir aunque te cueste hacerlo porque cuando tu cierras los ojos nunca sabes si volverás a ver la luz del sol, ¿sabes por qué pasa eso? -le pregunta a su nieto.

-No, abuelito ¿por qué pasa eso? -dice Pedro.

-Pues pasa porque cuando tú naces subes a un tren por primera vez, empieza tu viaje y haces grandes cosas y cuando termina ese viaje, que es la vida, el Señor te llama, subes a un tren que va directamente a la Ciudad del cielo y allí vivirás para siempre como un ángel guardián de las personas que se quedan en la Ciudad de la Tierra.

-Abuelito ¿y nunca volvemos? -dice Pedro bastante interesado.

-Mi pequeño, solo se vive una vez, pero tú vivirás por siempre en los corazones de todas las personas que te conocieron por tus buenas y grandes cosas. Tu recuerdo sigue siempre presente en la tierra por lo que tú seguirás vivo -le dice acariciándole la cara a su nieto. -¿Lo entendiste?

-Sí, yo siempre te recordaré abuelito Paco, siempre estarás vivo en mi corazón -le dijo Pedro a su abuelo.

Se abrazaron fuertemente y a su abuelito se le saltaron las lágrimas de la emoción. Así entendió Pedro la razón de por qué van las personas al cielo. “Se van cuando su historia en la tierra termina y comienza otra importante en el cielo.”

Reflexión

Un día llegamos a esta vida, pero es difícil saber cuando te marchas de ella. Cuando algún ser querido o amigo/a  haya fallecido, será demasiado tarde para hacerle saber todo lo que te importaba. Hay que demostrárselo todo cuando estén vivos. Haz que se sientan queridos por ti.

Solo se vive una vez en la Tierra y esta vida es tan corta que hay que aprender algo tan importante y sencillo como saber decir “te quiero” a tiempo. En Ven a Casa nos importa muchísimo que los peques entiendan de forma sencilla aquellas dudas que les surjan (siempre con permiso de los papis, por supuesto) Os dejamos un vídeo interesante de Canticuentos para los niños, una forma muy sencilla para que entiendan que las personas que perdemos y se van al cielo, son ángeles que nos cuidan.

En la Biblia puedes encontrar un versículo que lo compara con el sueño, el estar dormidos, porque estás en el descanso eterno si te dejas llevar por Jesús.

“Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.” – Mercedes Beltrán Gómez

Mercedes Beltrán Gómez

 

como-van-las-personas-al-cielo-por-mercedes-beltran-gomez

Publicaciones recientes

Comentarios

avatar
  Suscribirse  
Notificarme de

Centro de preferencias de privacidad

    Cookies de sesión

    Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto y acceso.

    cookieacept, __atuvc, PHPSESSID, wp-settings-1, wp-settings-time-1, wordpress_test_cookie, SECURE_AUTH_KEY, OAID,

    Cookies externas

    Usamos cookies externas en las que se almacenan tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales.

    __stripe_mid
    __smUser,__smVID,_smToken,_smUser
    mp_
    gdpr[consent_types]
    _ga,_gid